IN THE NEWS

Desafío: cómo salir al mundo a hacer negocios en la nueva etapa que vive la Argentina
Sun, 07/08/2016 - 12:52

Luego de cinco años de caída en la cantidad de productos y servicios exportados, la Argentina se prepara nuevamente para salir a conquistar los mercados internacionales, con una visión de largo plazo y apostando al talento argentino para generar diferenciación con valor agregado. "En 2011, las políticas económicas llevaron al país a un atraso cambiario, en el cual la Argentina quedó estancada justo en el momento cuando estaba seduciendo al mundo con el malbec. Es difícil volver una vez que te vas de la mesa de oportunidades", dijo Gastón Pérez Izquierdo, CEO de Catena Zapata, ante un auditorio colmado durante la primera edición del encuentro "Negocios con el mundo", que organizó LA NACION en el Malba y que fue moderado por José Del Rio, adscripto a la Secretaría General de Redacción del diario.

El ejemplo de la industria vitivinícola es el aspiracional de las empresas argentinas que, con una cepa de alta calidad, supo ingresar al mercado internacional y generar una diferenciación de sus competidores en el mundo.

En 2015, los productos y servicios argentinos que salieron al mundo significaron ingresos por US$ 56.787 millones, y si bien el año cerró con una balanza comercial deficitaria, se estima que para ahora el número se reacomode. El fin de la restricción al acceso a las divisas, la devaluación de la moneda y la eliminación de las retenciones al campo -menos las de la soja, que tuvo una rebaja de cinco puntos- son algunas de las medidas que aliviaron la situación económica de los exportadores. "El Gobierno dio un puntapié inicial para el agro al eliminar las retenciones y bajar el arancel para la soja de 35% a 30%. El 64% de la exportación viene de productos primarios o de exportación de manufacturas agropecuarias, con lo cual el agro es un sector muy importante", indicó Alejandro Ledesma Padilla, gerente general de ICBC para la Argentina. Coincidió Daniel Herrero, presidente de Toyota Argentina: "Si uno ve el potencial desde el punto de vista de la agricultura, el 50% de la soja del mundo se hace entre Brasil y la Argentina".

Y la competitividad surgió como centro del debate. "El atraso cambiario que sufrió la Argentina nos afectó muchísimo, pero el cambio de escenario para la exportación empieza a ser mejor y más competitivo a partir de la devaluación que se produjo en diciembre", disparó Luis Galli, presidente de Grupo Newsan. Pero el tipo de cambio es una variable más cuando se quiere ganar eficiencia. Bajar los costos de logística y transporte es esencial para trasladar la producción al puerto. En pos de ello se necesitan inversiones en infraestructura, rutas y en energía, entre otros. "Competir en costos en la Argentina siempre es difícil, por eso ser competitivos está en vender diferenciación, conocimiento y valor agregado", explicó Amancio Oneto, CEO de Molinos.

Negociar los aranceles de ingreso que tiene el país con los socios comerciales es otro desafío que tiene el Gobierno. La entrada como observador a la Alianza del Pacífico da cuenta de los objetivos económicos, pero el conflicto que atraviesa el Mercosur y las distintas visiones de sus socios, no permite la integración para negociar en conjunto. "El Mercosur requiere una etapa de sinceramiento con respecto a las relaciones y qué es lo que pretendemos alcanzar en los próximos años. La estrategia del bloque de enfrentar la falta de competitividad interna, salvándose sobre sí mismo, claramente fracasó. Ahora es una necesidad, ya no es un tema de si nos conviene o no abrirnos a la Alianza del Pacífico", indicó Dante Sica, director de Abeceb.

Otro tema de debate fueron las inversiones. Los disertantes aseguraron que el interés está puesto en la Argentina, pero generar confianza para que sean una realidad es un proceso que lleva más tiempo. Los desembolsos llegarían entre fin de año y 2017, coincidieron los expertos. "La mala noticia de que no recibió inversión por muchísimos años se transforma en una buena en este nuevo ciclo. Hay oportunidades en todos los sectores", se entusiasmó Juan Procaccini, presidente de la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional. "El mundo no nos necesita, nosotros necesitamos participar del mundo", agregó Guillermo Mattioli, director de Biogénesis Bagó.

Una de las primeras compañías en anunciar inversiones con la nueva administración fue Dow. "Apostemos y dejemos de pensar en chiquito, porque la oportunidad es muy grande. Tenemos que plantearnos no mirar en la típica línea secuencial de desarrollo que no existe más. Hoy el cambio es exponencial y, si no lo agarramos en el momento justo, no vamos a poder generar esa oportunidad", arengó Gastón Remy, presidente de la firma para la Argentina y la Región Sur de América Latina.

De igual modo es también la Argentina la que debe invertir en el exterior para generar una relación comercial. Marcelo Elizondo, director de la consultora DNI, explicó que los intercambios económicos se dan a través de alianzas entre empresas y para ese fin el país debe desarrollar una estrategia en todos los horizontes. "Hay que trabajar fronteras afuera en el fomento de la inversión argentina en el exterior. Si se mira cómo se desarrolla el comercio en el mundo hoy, se puede apreciar que el intercambio ya no está desvinculado de procesos de inversión transfronteriza y de intercambio de conocimiento. Entre las principales 100 multinacionales de América latina, la Argentina tiene sólo ocho; México, 32; Brasil, 30; Chile, 28, y hasta Colombia tiene más que nosotros", sostuvo Elizondo.

"Me resulta muy difícil encontrar una sola razón por la cual no deberíamos estar en alguna región. Pero pensar que determinado mercado va a estar desesperado esperando que vos llegues con productos, creo que es casi ingenuo con las múltiples opciones que hay hoy. Por eso tenemos que desarrollar una estrategia en todos los horizontes", completó Félix Peña, de la Fundación ICBC.

El summit de "Negocios con el mundo" finalizó con una exposición de Alejandro Melamed, director de Humanize Consulting, quien explicitó las ventajas que tienen los argentinos por haber vivido tantas desgracias económicas y políticas, que ayudaron a moldear una personalidad preparada para los desafíos del mundo VICA (volátil, incierto, complejo y ambiguo). "Las experiencias que vivieron los argentinos ofrecerán un sinfín de oportunidades para resolver situaciones complejas", concluyó.

keyboard_arrow_leftBACK