IN THE NEWS

Horacio Reyser: "Vendrán inversiones extranjeras por USD 25.000 millones al año"
Thu, 11/08/2016 - 11:59

En su primera entrevista, aseguró por InfobaeTV que las reuniones con grandes fondos y multinacionales son "incensantes". Fuerte impulso al proyecto de ley para fomentar iniciativas de inversión público-privadas.

Horacio Reyser tiene un despacho en la Casa Rosada, a metros del presidente Mauricio Macri, quien le encomendó una misión específica: atraer inversores del exterior a la Argentina. En su primera nota desde que asumió como asesor presidencial, redobló la apuesta en relación a la misión que le encomendaron: "América latina recibe USD 170.000 millones por año de inversión extranjera directa. Nosotros vamos a recibir USD 25.000 millones por año y lo vamos a poder sostener en el tiempo", enfatizó.

El objetivo no es sencillo, si se tiene en cuenta que la Argentina está en el sexto lugar cómodo entre los países que reciben inversión extranjera de la región. En los últimos años la cifra se ubicó en el orden de los USD 7.000 millones, pero con una salvedad: la mayor parte fue producto de reinversiones obligadas que efectuaron las empresas por el cepo cambiario, es decir ante la imposibilidad de girar dividendos al exterior.

Reyser habla de igual a igual con los inversores interesados en la Argentina. Él mismo fue socio de Southern Cross, el mayor "private equity" de la región. Esa trayectoria entusiasmó a Macri que no dudó en convocarlo y lo lleva en cada viaje al exterior para intentar atraer negocios. También es el "embajador" encargado de recibir a los fondos que desembarcan en el país para analizar oportunidades.

"El interés que existe en el mundo por la Argentina es enorme. No paramos de recibir empresas y fondos interesados en venir a la Argentina. Los recibimos en Casa Rosada, en muchos casos el Presidente en persona. También los ministros son muy activos en esta tarea", explica.

Visitas de peso

Entre los grandes fondos de inversión que apuntan al país menciona algunos de los nombres más rutilantes, como  Blackstone, BlackRock o KKR. "Hace años que no pisaban la Argentina, ahora vienen todos juntos". En esa línea, no esconde su entusiasmo por la visita que realizó hace pocos días el emir de Qatar: "Ya habían venido otras dos misiones del emirato y la vicepresidenta Gabriela Michetti estará viajando hacia allá en octubre para cerrar los primeros acuerdos". Qatar Investment Authority, el gran fondo soberano de ese país, cuenta con activos por más de USD 500.000 millones, equivalente al PBI de la Argentina.

-¿Cuál es la reacción de los ejecutivos que visitan la Argentina cuando conocen más de cerca la situación del país?

-Tenemos la ventaja de que el mensaje del presidente Mauricio Macri es clarísimo sobre el nuevo horizonte que se abre en la Argentina y se van convencidos. Pero quieren ver hasta qué punto llega la madurez política. El hecho de que la ley para pagarle a los holdouts se haya aprobado con una gran mayoría es muy importante. Lo mismo el recambio político que se nota en muchos gobernadores jóvenes que entienden que la Argentina no puede seguir falseando estadísticas o inflando artificialmente el consumo.

-¿Qué opina cuando escucha críticas que señalan los problemas para captar inversión real?

-En realidad, se está dando el proceso en los tiempos que yo esperaba. Era lógico que tras la salida del default se habilitara primero financiamiento para el gobierno, provincias y empresas. Fueron más de USD 30.000 millones en pocos meses. Y al mismo tiempo la inflación está empezando a bajar, algo que también es clave. Más allá de las promesas ya arrancaron inversiones concretas como la que hizo GE en una central térmica y ahora se  viene la licitación de energías renovables por USD 2.000 millones. La Argentina está en condiciones de captar USD 25.000 millones por año y sostener esa cifra por mucho tiempo, con lo que eso va a significar en materia de crecimiento y empleo.

Reyser se muestra entusiasmado con un proyecto de ley que comenzó a discutirse en el Senado esta semana, que se conoce como "APP", o Asociación Público Privada. Se trata de darle un marco jurídico a futuras inversiones conjuntas que realicen empresas privadas junto al Estado nacional para obras de infraestructura y servicios: "Es un modelo parecido al que se aplica en casi todos los países de la región. La idea es que los privados inviertan y que el Estado luego vaya repagando, con plazos de 15 ó 20 años cuando no hay ingresos asociados como sucede con los peajes". Se trata de una apuesta especialmente difícil en un país que hace no mucho pesificó y luego congeló las tarifas de concesionarios de servicios públicos.

El asesor del Presidente reconoce que las idas y vueltas en relación al tema tarifario resultan un punto especialmente complicado para convencer a empresas a apostar en el país. Pero se cuida de no entrar en la polémica por los ajustes y pasa su mensaje: "Tenemos que entender que el país debe dar señales para poder asegurarse la oferta energética en el futuro. Es imprescindible tener energía para abastecer a las industrias, de lo contrario no vamos a poder enfrentar los desafíos relacionados con volver a crecer. Tenemos que generar incentivos y señales para los inversores".

Sobre el final, se entusiasma con el megaevento que está organizando la flamante Agencia de Inversiones, a cargo de Juan Procaccini.Arranca con una gala en el Teatro Colón el 11 de septiembre y luego entre el 12 y el 15 se sucederán reuniones entre potenciales inversores extranjeros y nacionales. Todo sucederá en el Centro Cultural Kirchner. "Habrá sesiones plenarias, pero sobre todo muchos seminarios para que se pueda avanzar concretamente con temas vinculadas a inversiones y poder transmitir las oportunidades que presenta el país. Asistirán todos los ministros e invitamos también a las provincias y a la ciudad de Buenos Aires a sumarse".

Entre los asistentes, ya confirmaron su presencia los número uno globales de Coca Cola, Siemens y Dow Chemical, entre las compañías más relevantes.

keyboard_arrow_leftBACK