IN THE NEWS

Firmas petroleras esperan incentivos para realizar millonarias inversiones en gas y petróleo de Argentina
Wed, 22/06/2016 - 17:41

El sector petrolero está a la espera de nuevas medidas de incentivo para la producción de gas y crudo en Argentina, que sufre de un fuerte déficit energético y recurre cada vez más a las importaciones para abastecerse, dijeron a Reuters fuentes de la industria.

El país, que perdió la autosuficiencia energética en el 2010, importará este año un récord de 90 cargamentos de Gas Natural Licuado (GNL), además de recibir gas natural de Bolivia y de Chile, para asegurar el abastecimiento.

A pesar de esto, en mayo tuvo que recortar el suministro a industrias por un invierno más frío que en anteriores años.

La nación austral renovó hace un mes un plan de incentivo a nuevos proyectos de gas natural, que se ven beneficiados con un precio estímulo de US$7,5 por millón de BTU, que estará vigente hasta el 31 de diciembre del 2018.

Argentina paga actualmente, en promedio, US$5,2 por millón de BTU por el gas natural licuado que importa.

Pero otro programa que comenzó en el 2013 para estimular la producción incremental en pozos existentes, conocido como Plan Gas, concluirá en octubre próximo y, como aún no fue renovado, disparó incertidumbre entre empresas inversoras.

"Muchos están reclamando una definición del mercado del gas natural a futuro para decidirse a invertir. No estoy seguro de qué va a pasar con el mercado del gas en Argentina, y no está escrito qué va a pasar (...) ", dijo una fuente de una empresa que prefirió que no se revelara su identidad.

"Es necesario que el Gobierno ponga un cierto valor para los próximos años así uno tiene un horizonte o, si no, que el Gobierno se comprometa de alguna manera por ley a no intervenir en los mercados, a permitir la libre disponibilidad del gas", agregó.

El shale y el tight gas son hidrocarburos no convencionales que se encuentran en Vaca Muerta, una formación de unos 30.000 kilómetros cuadrados en la provincia de Neuquén que podría albergar una de las mayores reservas de estos hidrocarburos del planeta, y en la cuenca neuquina.

La caída en la producción de petróleo y gas convencionales y la creciente dependencia del país de las importaciones de energía implican que el desarrollo de Vaca Muerta sea una prioridad estratégica para Argentina.

Antes de la implementación del Plan Gas, a principios del 2013, el Gobierno pagaba un promedio de 2,3 dólares por millón de BTU, un precio que se ubicaba muy por debajo de los precios internacionales y que desincentivó su producción.

Si bien el plan renovado por el Gobierno hace un mes es una buena señal, "no es lo que estamos esperando", dijo una fuente de otra empresa del sector.

A principios de este año, el Gobierno comunicó a empresas energéticas que saldaría deudas por el subsidio a la producción por casi US$2.000 millones con bonos soberanos.

"Hay mucha deuda de (el plan de) los US$7,5 (por millón de BTU) que prometieron que iban a pagar con bonos; todavía eso no se termina de materializar. Lo que queremos primero es que paguen lo que deben", dijo la fuente.

Respecto del Plan Gas, afirmó que "todo el mundo está esperando a ver qué va a ocurrir".

Una tercera fuente del sector coincidió en que la industria energética necesita una mayor previsibilidad.

Según Juan Manuel Vázquez, analista de la consultora Puente, el interés inversor hoy está puesto sobre el gas no convencional, tanto en shale como en tight gas, por el esquema de incentivos impulsado por el Gobierno, pero el pago con bonos no es una buena señal para el mercado.

"Las compañías que han venido invirtiendo de repente se encuentran con que esa plata que deberían haber cobrado en efectivo se la dan en un bono que encima tiene ciertas restricciones de venta. Eso son las cosas que generan un poco de incertidumbre", dijo.

keyboard_arrow_leftBACK