IN THE NEWS

Expectativa del Gobierno por atraer inversiones
Sun, 11/09/2016 - 15:38

Desde pasado mañana, el Gobierno jugará una carta fuerte para mostrar el interés de la Argentina por “volver al mundo”. Será a través del “Foro de Inversión y Negocios”, que se desarrollará en el CCK, un espacio para que funcionarios y empresarios intercambien ideas y opiniones sobre los aspectos promisorios del país. Durante tres días, cientos de líderes de distintas compañías abordarán las cuestiones que evalúan las empresas a la hora de realizar inversiones.

Aunque se hablará de las asociaciones público-privadas, el Gobierno entiende que las empresas son las que generarán los próximos empleos. En ese sentido, se busca un cambio rotundo con respecto a la herencia del kirchnerismo, cuyo último mandato (2011-2015) estuvo signado por un aumento de en la nómina del Estado, pero casi nula creación de trabajo en el sector privado. El objetivo es recuperar la confianza de los inversores.

El país estuvo detrás de Brasil y México como receptor de desembolsos extranjeros desde los 90. Sin embargo, en la última década también quedó rezagado frente a Colombia –supera a la Argentina en población– y Chile, que recibe mayor dinero en relación con su cantidad de habitantes. El presidente Mauricio Macri expresó que hay empresas que han comprometido US$35.000 millones en próximas inversiones. En la Agencia Argentina de Inversiones y Comercio Internacional hablan de US$25.000 millones. Algunos proyectos ya están en marcha, otros esperan medidas adicionales del Poder Ejecutivo para poner luz verde.

“Ahora es un buen momento”, expresa Macri en una carta de bienvenida. En el Gobierno creen que el país está listo para recibir US$135.000 millones en los distintos sectores que mueven su economía, como agroindustria, energías renovables y tradicionales, la minería y el turismo. En 2014, las inversiones en el país fueron de US$5.065 millones –casi lo mismo que en 2005–, mientras que en 2015 subieron a US$11.655 millones, según el Banco Mundial.

En los informes que circulan entre agencias internacionales de inversión, se marca como auspicioso el fin de los controles de capitales, la renegociación con los acreedores por la deuda, la salida del cepo cambiario y la mejora del sistema de estadísticas. El país es percibido como sólido en sus recursos naturales y con una clase media fuerte. Sin embargo, preocupan los resabios de populismo –manifiesta en las tarifas de servicios públicos, un problema impensado en otras geografías– más el déficit de infraestructura, desde accesos viales hasta redes de telefonía celular.

Durante todos los inviernos, en el cantón suizo de Davos se celebra un foro económico mundial. Allí asisten los empresarios dueños de las mayores fortunas del planeta, que se entrecruzan con presidentes y gobernantes. Con la intención de alcanzar cierta reminiscencia de ese encuentro, el Gobierno bautizó a esta confluencia de 1.500 líderes de firmas nacionales e internacionales de 65 países como “mini Davos”.

La nómina de los expositores invitados al Foro de Inversión y Negocios parece extraída de un ranking con los colosos que mueven el hemisferio occidental. Algunos de los CEO internacionales que estarán son: Robert Dudley (British Petroleum), Martín Sorrell (WPP, la red de publicidad más grande del mundo), Muhtar Kent (Coca-Cola), Juan Luciano (Archer Daniel Midland), Gonzalo Ramírez Martiarena (Louis Dreyfus) y Andrew Liveris (Dow Chemical).

Entre los financieros, se destacan Persio Arida (BTG Pactual), Martín Marron (JP Morgan), Ian Smith (Allen & Company, un fondo que asesoró a Facebook y Amazon) o Piero Minardi (del fondo Warburg Pincus).

Paolo Rocca, del grupo Techint, Luis Pagani, de Arcor y Gustavo Grobocopatel, de Los Grobo, representan a los industriales y empresas de servicio más tradicionales. Ellos se intercalarán con los exponentes locales de desarrollo tecnológico, como Marcos Galperín (de Mercado Libre), o Alec Oxenford (le vendió Deremate a eBay).

keyboard_arrow_leftBACK