IN THE NEWS

Lo que necesita Argentina para volver a ser competitiva
Tue, 05/07/2016 - 13:19

Argentina necesita 90.000 millones de euros para volver a ser competitiva.

ECONOMISTA.ES

Acabar con el aislamiento de Argentina fue uno de los emblemas que llevó a Mauricio Macri hasta la Casa Rosada. Tras seis meses de Gobierno, el equipo económico de Cambiemos ha hecho sus cuentas y estima que este proceso -el de volver a ser competitivos- tendrá un coste de 90.000 millones de euros.

Las prioridades en la agenda pasan por modernizar la infraestructura vial y ferrocarriles, así como inyectar capital en la minería, agricultura y energías renovables. Para ello, se buscará inversión pública y privada. El fin es "producir para 700 millones de habitantes contra 400 millones que producimos ahora", explican desde el Gobierno.

Con este objetivo, Macri ha creado un organismo específico bautizado como Agencia Argentina de Inversores y Comercio Internacional cuya principal función es la de vender el país al mundo. Será el encargado de divulgar los cambios que ha afrontado el país (la salida del default técnico tras el pago a los fondos buitre o el severo ajuste en la administración pública, entre otros) lo que ha convertido, según insisten desde el Ejecutivo, al país en una inversión rentable. En tiempo, la Casa Rosada estima que para culminar con este proyecto requeriría, al menos, de dos legislaturas.

La primera misión de este organismo es organizar una Cumbre entre el 12 y el 15 de septiembre que aúne alrededor de 2.000 empresarios, inversores y líderes de sectores nacionales y extranjeros. El ejemplo que pretende imitar el director de la Agencia, Juan Procaccini, es el Foro de Davos. Así, dicho evento contará con charlas desde distintos sectores y sobre todo representantes públicos y privados. La idea es que los gobernadores debatan con empresarios sobre si el país está a la altura de lo invertible en temas como la seguridad jurídica o la innovación. "Ofreceremos nuestra visión y estrategias para dinamizar los sectores económicos y explorar oportunidades de inversión que promuevan el crecimiento inclusivo y de largo plazo", afirmó.

Procaccini, además, no pasó por alto los últimos acontecimientos en el Viejo Continente y encaró el Brexit como "un cambio significativo en las reglas del juego". Aun así, habló de la posición de Argentina como una opción "interesante más allá de lo que pase en Europa porque el mundo sigue y se siguen consumiendo productos argentinos".

Aunque no precisó qué países estaban invitados, Procaccini adelantó que ya habían confirmado su presencia los CEO globales de Dow, IMB, Boeing, General Electric, Siemens, Coca-Cola, Toyota, SAAB y Volkswagen. El acto tendrá lugar en el Centro Cultural Néstor Kirchner,ahora rebautizado como CCK.

Alianza del Pacífico

Además de preparar el partido en casa, Macri también llevó su escaparate a los inversores en la III Cumbre Empresarial de la Alianza Pacífico que se celebró la semana pasada en Chile.

El presidente se quiere también desmarcar de la estrategia del Gobierno anterior que pujaba por un Mercosur unido (Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay, Venezuela y Bolivia) como modelo de desarrollo regional y, en contraposición, a la Alianza del Pacífico (Chile, Colombia, México y Perú)cuyo primer objetivo es promover la libre circulación de capitales y servicios. En este sentido, el anterior Ejecutivo no quería apoyar esta alianza por el coste que, a su juicio, tendría en algunos sectores nacionales.

Pero Argentina -desde hace un mes- es ya miembro observador de la Alianza del Pacífico y Macri quiso dejar claro que arrancaba una nueva etapa. "Queremos un Mercosur del siglo XXI, que tenga una visión de convergencia con la Alianza del Pacífico", explicó el presidente. Así, como desafío a largo plazo insta a integrar las infraestructuras y pensar en una "matriz energética única" para todos los países que integran estos mercados comunes. La Alianza del Pacífico suma 215 millones de habitantes y el 40 por ciento del Producto Interior Bruto de América Latina, lo que representa la octava economía mundial.

En este escenario, Macri presumió de país financieramente rentable debido a, entre otros aspectos, "la inexistencia de conflictos bélicos y religiosos, las materias primas desarrolladas y los recursos humanos". En estos seis meses, Coca-Cola, Unilever, Diat, Down y Siemens anunciaron inyecciones de inversión por más de 15.000 millones de euros para los próximos cuatro años. "Con lo poco que hemos hecho ya arrancó un proceso de inversión", comentó Macri. "Los argentinos establecemos reglas del juego y las respetaremos en el tiempo", zanjó.

keyboard_arrow_leftBACK