IN THE NEWS

El número mágico que maneja Alfonso Prat-Gay para reactivar la economía
Mon, 04/07/2016 - 13:23

Luego de la salida del default en diciembre del 2015 y el pago a los holdouts anunciado en abril pasado, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, no ha hecho grandes anuncios económicos. Incluso, en los últimos días ha casi desaparecido de la escena nacional. La reactivación de la economía es su gran apuesta. Su permanencia en el Gobierno, si la economía no se recupera rápido, es la gran incógnita. Algunos funcionarios que habitan la Casa Rosada le adjudican la frase "la economía se empezará a recuperar en el segundo semestre" o "los brotes verdes llegarán en la segunda parte del año".

Hay un número de 12 dígitos para reactivar la economía que desvela al ministro. Ese número está relacionado con dos temas económicos que paradójicamente no ha manejado Prat-Gay: el blanqueo de capitales -solo logró llevar la UIF a su ministerio- y las futuras inversiones. En ambos tiene amplia injerencia el vicejefe de Gabinete, Mario Quintana. Fuentes cercanas al ministro consultadas por Infobae admiten que tienen proyecciones sobre cuántos dólares se podrían blanquear por la exteriorización de capitales. Es una cifra cercana a los 100.000 millones de dólares.

De esas proyecciones ingresarían a la Argentina aproximadamente entre 20.000 y 25.000 millones de dólares. Sin embargo, en privado, Prat-Gay ha manifestado que "no tenemos proyecciones del blanqueo".

Hay que recordar que en el Congreso de Ejecutivo de Finanzas del IAEF, en mayo pasado, Prat-Gay adelantó el proyecto de exteriorización de capitales y manifestó que podrían llegar unos 60.000 millones de dólares. Esa cifra ahora llegaría a los 100.000 millones. El cálculo es muy parecido al que hacen algunas consultoras locales que estiman que hay unos USD 400.000 millones de argentinos en el exterior o fuera del sistema financiero local. De ese total aproximadamente un 25% se blanquearía. La gran duda es cuánto entrará al país.

El otro de los puntos fuertes a los que apuesta el equipo económico es el de las inversiones internas y externas, en particular la inversión externa directa (IED). En ese caso, también el número es cercano a los USD 100.000 millones para los próximos dos años. No solo Prat-Gay sino otros ministros, como el de Producción, Francisco Cabrera y la canciller Susana Malcorra –de ellos depende la Agencia de Inversiones y Comercio Internacional, a cargo del economista Juan Procaccini– manejan ese número para los próximos cuatro años en inversiones externas y locales. En ese aspecto, hay que destacar el próximo "Foro de Inversiones y Negocios" que se realizará en septiembre donde el Gobierno promete la asistencia de unos 2000 empresarios del mundo. Casualmente, este evento, llamado el mini Davos de Mauricio Macri, es organizado por el vicejefe de Gabinete Mario Quintana para atraer inversiones por más de USD 100.000 millones en los próximos cuatro años.

En el entorno del ministro creen que los últimos números de caída de actividad de la construcción, de 12%, y la retracción de la industria de 4,5% de mayo, serán los peores del año y luego comenzará la mejora. El programa financiero está despejado y en los días venideros se podrían colocar unos USD 2.500 millones en el mercado internacional para recomprar los cupones PBI, que se sumarían a los USD 2.750 millones que se colocaron recientemente. En privado, Prat-Gay considera que este instrumento financiero fue "una especie de regalo a los acreedores en el canje de deuda diseñado por Roberto Lavagna", por eso busca sacarlo del mercado definitivamente.

Hasta el presente, con los resultados a la vista, pocos pueden negar que Prat-Gay es el funcionario y el ministro más exitoso del gobierno de Macri en seis meses de gestión. La salida del cepo cambiario y el arreglo con los holdouts lo avalan. Pero hay hechos a lo largo de esta gestión que indican que no la tendrá fácil si la recuperación económica no aparece rápido.

En los últimos meses el ministro ha casi desaparecido de la escena. El encargado de defender el Proyecto de Ley de Exteriorización de Capitales y Pago a los Jubilados fue Quintana, un hombre que depende directamente del Jefe de Gabinete Marcos Peña. Ambos han sido hasta el presente los que presentaron más resistencia a la gestión de Prat-Gay. Quintana fue el orador del Gobierno para hablar de economía en el Congreso de ACDE, donde manifestó que si la economía crece más del 3% por año el Gobierno empezará a reducir impuestos, algo que no está por ahora en la carpeta de Prat-Gay.

Hay tres hechos –en el entorno de Prat-Gay los minimizan– que han molestado al ministro a lo largo de su gestión y todos originados desde la Jefatura de Gabinete. En abril pasado, y a pedido del presidente, el titular del palacio de Hacienda explicó la exitosa colocación de bonos por USD 16.500 millones en Casa de Gobierno junto a Peña pero luego lo hizo en el microcine del Palacio de Hacienda junto a parte de su equipo económico, para dar los detalles de la operación y contestarle a Peña. Prat-Gay preparó a su gusto una conferencia de prensa en el microcine del Palacio de Hacienda donde hizo ver que él y su equipo económico fueron los principales artífices de la salida del default junto al Congreso de la Nación que aprobó las leyes.

Esa fue la segunda vez que Prat-Gay mostró su independencia. La primera había sido en el mismo lugar en diciembre del año pasado cuando explicó la salida del cepo cambiario, pero evitó hablar de la devaluación del peso. Pese a que Peña le puso a Quintana para seguir sus pasos en las negociaciones con los holdouts, Prat-Gay se las ingenió para eludirlo con sus principales colaboradores.

El tercer hecho, el que mas molestó a Prat-Gay, ocurrió en enero pasado en el Foro de Davos. En esa ocasión surgieron las primeras fricciones entre Peña y Prat-Gay. Resultó extraño que de todas las fotos que publicó la Presidencia de la Nación en su web en ninguna aparece el ministro. El jefe de Gabinete es el encargado de monitorear todas las actividades de Prat-Gay. Y para eso cuenta con su vice, quien cada día toma más protagonismo en el manejo de los temas económicos, y aparece como uno de los candidatos a reemplazar al ministro en caso que la economía no despegue en este segundo semestre como él lo ha anunciado.

keyboard_arrow_leftBACK